Fluidez, cultura y compromiso, tendencias en la gestión de equipos para 2017

recursos-humanos-tendencias1

Los departamentos de gestión de personas de las empresas y sus profesionales se encuentran actualmente ante el reto que supone el cambio de paradigma que está afectando de forma creciente a las compañías y al sistema de relaciones laborales que se establece en las mismas. Esta circunstancia no es nueva, pero sigue dominando el marco de actuación y continuará marcando el panorama en el futuro más próximo, mientras empresas, líderes y empleados están inmersos en un proceso de ajuste que por momentos parece estar aquí para quedarse.

Es por ello que cuando nos planteamos qué tendencias dominarán la gestión de equipos en el nuevo año que está a punto de empezar, el primer concepto que nos viene a la cabeza es FLUIDEZ. La gestión de equipos, la organización del trabajo, las relaciones laborales avanzarán si son fluidas, un concepto renovado al que hoy en día se pide auténtico compromiso con las ideas de adaptación y flexibilidad.

Porque es precisamente la flexibilidad una de las claves en el camino a conseguir equipos solventes, comprometidos y eficaces. Y no decimos productivos, puesto que la productividad no es un valor del equipo, sino el resultado de un equipo con buenos valores. Así pues, nos encontramos ante un panorama de compañías con un proceso interno que ha de diseñarse bajo el concepto de ser fluido. Pero también ante compañías que han de potenciar, cuando no crear, su CULTURA EMPRESARIAL.

Las tendencias apuestan por las historias potentes. Y toda empresa que se precie debe tener su historia, debe crecer en torno a su historia, debe implicar a trabajadores y clientes en torno a su historia. Y en clave interna esto pone sobre la mesa un reto: que cada uno de los empleados sea abanderado de esa historia, un prescriptor de marca, un embajador. Y para ello no sólo debe asumir como propia la cultura empresarial que florezca a partir de esa historia, sino asumirla con COMPROMISO.

Pero al compromiso no se llega sólo con una historia. Para conseguir equipos comprometidos, las claves a día de hoy están en procesos de trabajo fluidos, como ya vimos; en flexibilidad y confianza, tanto para la organización del tiempo como del trabajo, con unas relaciones inspiradas en las que se suelen dar entre empresas y free lances; en una comunicación abierta y eficaz; en apostar por un entorno que cree una gran experiencia del trabajo, o al menos la mejor posible; y en impulsar todo el potencial de los empleados, con una escucha activa para detectar talentos y el fomento de la formación continua.


Foto: Startup Stock PhotoS

WIT SOCIAL