Ignacio González Rivera, abogado: “El miedo no debe bloquear el talento”

Gente WIT se convierte en una ventana a la que nos asomaremos para conocer personas o proyectos que consideramos WIT. Personas o proyectos que han demostrado hacer las cosas aportando valor a nuestra sociedad.

Hoy vamos a estar con Ignacio. Él es abogado y ejerce como tal. Su pasión por el derecho no le resta tiempo para su otra pasión, su familia, es padre de cuatro niños. Su conversación es muy interesante y desde que empiezas a charlar con él te sumerges en un mundo de inquietudes y desafíos.

Es Socio del despacho de abogados Foro Legal. Se formó como abogado en Madrid y muy pronto se incorporó a uno de los principales bufetes, Garrigues. En el momento en el que todo pintaba muy bien para él, decide salirse y montar su propio proyecto. Desde Foro Legal quiere ejercer la abogacía de un modo innovador y diferente. Por todo esto consideramos a Ignacio (Inayo como le llaman sus conocidos) una persona WIT.

  

Hola Ignacio, bienvenido a Gente WIT. Hablamos de talento, ¿qué es para ti el talento?

Creo que no consiste solo en disponer de unas aptitudes o características especiales. En mi opinión el talento bien entendido es una cesta donde existe un elemento diferenciador: el miedo está presente en menor medida. Me refiero a ese miedo que tenemos al fracaso, a perder seguridad, posición, etc. La gente que desarrolla su talento hace las cosas que cree que tiene que hacer para conseguir sus metas, objetivos, sueños. El miedo no desaparece en su totalidad pero no es un obstáculo que les bloquee, que haga que la vida se les escape entre los dedos, lo cual en muchas ocasiones ocurre.

 ¿Nos podrías poner algún ejemplo de alguien que posea un talento especial?

Admiro en particular a todas aquellas personas que se lanzan a la entrega a los demás sin esperar nada a cambio, dedicados a mejorar la salud, la educación, etc. Podría citar como ejemplo al jesuita Enrique Figaredo, conocido como el Obispo de las sillas de ruedas por su labor humanitaria en Camboya. 

Preguntándote sobre tu experiencia profesional, nos llama la atención tu cambio, dejand0 un gran despacho como Garrigues y arriesgándote a montar tu propio proyecto ¿Cuál fue la chispa de entusiasmo que te llevó a dar este paso?

Mi experiencia en Garrigues superó mis expectativas personales y profesionales. Conocí a un equipo excepcional, todavía hoy buenos amigos y compañeros, y me acercó a un modo de ejercer la abogacía altamente profesionalizado. Pero de alguna manera desde el inicio de la profesión yo tenía clara mi inquietud por desarrollar mi propio bufete. Quería un enfoque distinto al de otros despachos, más personalizado y basado en la confianza y una dedicación especial al cliente, incluso contemplando aspectos extrajurídicos.

 Actualmente, ¿qué es lo que más te ayuda a empujar tu proyecto?

Principalmente todas las cosas que me quedan por hacer. También el equipo que me acompaña y las obligaciones que vas generando con tu gente. Y además añadiría que tengo la sensación de cumplir un fin social, de sentirme necesario para aquellas personas con las que me voy encontrando en mi profesión.

 ¿Qué cualidades valoras más en las personas que forma parte de tu proyecto?

Que sean emprendedores, honestos, responsables y felices con lo que hacen.

 Si pudieses cambiar algo en tu entorno, ¿por dónde empezarías?

Considero que lo más importante es restablecer una jerarquía de prioridades en las personas más lógica y humana en la que primen valores como la familia, la amistad, el compañerismo y el amor.

 Si no te hubieses dedicado a la abogacía, ¿a qué crees que te dedicarías?

Sin duda me habría gustado ser psicólogo, trabajando con las personas en aspectos como motivación, inteligencia, personalidad, etc. También me habría gustado explorar la política entendida como un servicio a los demás, buscando soluciones a los problemas colectivos.
En cualquier caso en mi profesión, tratando de ejercer una abogacía responsable, es inevitable poner en práctica algo de psicología y de política.

De los últimos libros que has leído, ¿cuál nos recomiendas?

Dos que he releído recientemente. “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, uno de mis favoritos, en el que me impresiona como a través del desarrollo de la historia de varias generaciones explica como cada una viene condicionada y es consecuencia de la anterior y “El Alquimista” de Paulo Coelho por los valores positivos que transmite.

¿Cómo crees que te definirían los que te conocen?

Es difícil saberlo pero por lo general creo que me identifican con un carácter emprendedor, innovador y cierta dosis de atrevimiento.

Deja un comentario

WIT SOCIAL