La selección de personas, algo más que contratar curriculums

Mi querido Jefe,

Estos últimos meses te veo, o te siento muy agobiado, nos cruzamos por el pasillo y pareces un Vitorino saliendo de los establos de Santo Domingo en un encierro de San Fermín, nada, que ni me ves. Creo que nos faltan todavía unos meses para la evaluación anual del desempeño. Por ello te envío esta carta para ponerte al corriente sobre algo que puede desembocar en tragedia.

Se trata del nuevo, del que se incorporo hace unos meses del que vino a suplir a Cañada, cuando se jubilo, ¿te das cuenta?, siiii Martínez. Resulta que es hombre tan competitivo que corre delante de su sombra pensando que es alguien que le va a adelantar. Desde que ha llegado se ha metido en tantos líos que Donald Trump a su lado es un parao…., si, resulta que esta tan orientado a sus resultados que el resto sobramos. Si, ya se que dijiste que nos hacia falta alguien con un par…… (como si el resto los llevásemos de adorno de Navidad…), pero en este caso creo que los de Recursos Humanos se han equivocado. Este no tiene nada de humano. Los compañeros no lo soportan y en mi caso todavía  es más grave porque me piden que haga algo. Hay alguno que ya esta pensando en echarle algo en el café, pero no algo para bromear, algo para sacárselo de en medio.

Es un tío con un curriculum impresionante, ingeniero, con un MBA, inglés bilingüe, pero con menos mano izquierda que Maduro, el presidente de Venezuela. Una presencia impoluta, desde sus zapatos Sebago hasta sus tirantes Scalpers pasando por su camisa a medida, con sus letras bordadas en puño, sí, sí en el puño de la camisa, espectacular. Además practica triatlón, si eso de nadar, correr y andar en bicicleta, un verdadero ironman de esos que salen por la tele. Además, el otro día me lo encontré en El Corte Inglés, me presento a su mujer, y menudo pibón, por lo menos era modelo profesional. Es decir, el tío lo tiene todo pero creo que le falta algo importante. No sabe relacionarse con el resto, no se ha adaptado a nosotros, no hace por escuchar lo que le dicen los compañeros, no se ha dado cuenta que Miguel esta mal porque su mujer esta muy enferma, va y de dice que se aparte que él puede con todo… se precipita en lo que hace y a veces tenemos que solucionar sus entuertos, y en general ha caído como una patada en los ……, de todo sabe y hace sentir al resto como unos verdaderos catetos; en fin, que nadie quiere trabajar con él. Y me j…, perdón, me fastidia porque en el fondo creo que es un pobre infeliz que  hace todo esto por hacerse valer y demostrar que es un directivo pata negra. Seguro que lo puede llegar a ser pero tiene que escuchar más, ayudar al resto respetando el trabajo de cada uno, ha de aprender a trabajar en equipo. Y ha de dejar de pensar tanto en él y ha de pensar un poco más en los demás.

En fin Jefe que creo que los de Recursos Humanos han fichao a un tipo con un curriculum fantástico pero que le falta mucha Inteligencia de esa que nos hablaron en la charleta de Navidad, Inteligencia Emocional, ¿era?, o algo así. Por todo esto creo que sería bueno que entre encierro y encierro, hablases con él y tratases de desconectar algún interruptor de alta tensión y le conectes alguno de baja , y se tome esto con más calma y con más inteligencia de esa emocional…, a ver si consigues que se ría un poco más de él mismo….

Ah, y oye , cuando quieras nos tomamos un café y hablamos de cosas importantes, que menudo espectáculo estáis dando en la Liga de Campeones….jajaja

Que pases buen día, Jefe!!!

Deja un comentario

WIT SOCIAL