11 claves para crear y aumentar nuestra marca personal

Escrito por Alberto Chouza

“Una libreta nueva. Pero al lado de las viejas”. Esta es una de las respuestas que más me impactó durante una sesión de coaching. La pregunta hacía referencia a que el cliente tratrase de evocar una de las imágenes de la infancia que le produjese una emoción que recordase positiva. ¿Por qué?, le pregunté. “Porque me habla de descubrir, de crear y de ilusión. Y porque al verla al lado de las otras, todas juntas, hacen que se den valor unas a otras”.

La libreta podemos utilizarla como una metáfora de lo que somos cada uno de nosotros. Todos empezamos a escribir, desde que nacemos, las páginas de nuestra propia historia. Consciente o inconscientemente lo vamos haciendo a cada momento. Y esa libreta tiene un fondo y una forma. Contiene una historia la cual está escrita de una determinada manera, con un lenguaje, un estilo y en un determinado envoltorio. Así es nuestra marca personal. Todos la tenemos, desde el mismo momento en que nacemos aunque todavía no seamos conscientes de ello.

Aquellos que nos van conociendo se crean una imagen de nosotros, una representación mental e incluso establecen una opinión sobre nuestra persona, lo que podemos llamar reputación. Y esto ocurre tanto si hemos hecho algo nosotros para gestionar nuestra marca o no. O lo que es lo mismo, para gestionarla debemos escribir de manera consciente nuestra historia en la libreta.

Pero para hacerlo es conveniente tener en cuenta, entre otros, algunos aspectos:

  • Debemos ser protagonistas de nuestra propia vida y contar a los demás lo que somos y hacemos.
  • Construir nuestra marca desde el interior hacia el exterior, es decir, no poner el foco en el envoltorio, en los elementos externos, sino en lo que realmente nos hace únicos, diferentes. Para ello es necesario conocernos profundamente, trabajar en nuestra toma de conciencia y autoconocimiento. En lo que sé de mí mismo, en mi satisfacción personal y en saber si el camino que estoy recorriendo me lleva en la dirección que quiero.
  • Definir mi misión, aquello por lo que me muevo, que me hace disfrutar, que da sentido a la vida.
  • Identificar mi visión, es decir, los sueños que quiero alcanzar, a dónde quiero llegar.
  • Descubrir mis valores principales, aquellos pilares que marcan los bordes del camino, que me avisan si sobrepaso los límites que no estoy dispuesto a sobrepasar.
  • Poner en valor mis competencias. En lo que soy de manera natural bueno. Es ese conjunto de habilidades, actitudes y capacidades que garantizan el buen desarrollo de una ocupación.
  • Debemos ser conscientes de que en los distintos públicos en los que proyecto mi marca personal sólo puedo influir a través de los mensajes que emito y a través de los canales que utilizo para ello. Así es como consigo generar las percepciones que cada persona acumulará para formar su propia representación mental sobre mí.
  • Cada persona tiene sus propios filtros y los utiliza para formarse su propia imagen de cada uno de nosotros, basada en su propia personalidad y su escala de valores.
  • Comunicar bien. Saber explicar lo que somos y el por qué de lo que hacemos y de lo que somos capaces. Y hacerlo transmitiendo emoción, naturalidad, impactando con nuestro mensaje. Dejando la sensación de querer saber más sobre nosotros.
  • Cuidar nuestra red de contactos, nuestro networking. Ser proactivo, tener iniciativa para crear, desarrollar y provocar nuevas relaciones. Ser visible teniendo en cuenta que nuestra marca es algo parecido a un iceberg, hay que hacer brillar lo que está inicialmente a la vista. Elegir los canales adecuados para hacernos visibles. Desde las relaciones tradicionales hasta las redes sociales, aunque éstas merecen un capítulo aparte.
  • Tener siempre presente que la humildad, la generosidad y la colaboración son buenos ingredientes para construir nuestra marca personal.

Volviendo a evocar la respuesta que me dieron en el proceso de coaching, cuando alguien piense en tu marca personal y ésta le traslade sentimientos positivos no estaría mal que fuese “porque me habla de descubrir, de crear y de ilusión. Y porque al verla al lado de las otras, todas juntas, hacen que se den valor unas a otras”.

Imagen cortesía de Nuttapong / FreeDigitalPhotos.net

Deja un comentario

WIT SOCIAL